Tratamiento para la artritis

Os quiero contar cómo me he curado de la artritis que padecía con el aloe vera.

En el año 2006 leí en una revista que estaban estudiando la Aloe Vera para curar el asma. Desde hace 38 años soy asmática. Decidí que probaría de hacer lo que decía la revista y empecé a comer Aloe Vera Barbadensis.

¿Cómo lo hice?DSC01512

De la manera más cómoda y fácil. Corté una hoja de las más anchas y largas que tenía (30 cm de de largo y 4 cm de ancho). Puse a escurrir el líquido amarillo que suelta porque ese líquido es laxante. De esta hoja corté un trozo de aproximadamente 4 cm.

Algunos días le quitaba la piel porque es donde está el líquido amarillo. Otras veces me interesaba poner la piel. El resto de la hoja lo guardaba dentro de una bolsa de plástico en el frigorífico, pero nunca en el congelador. Cuando terminaba una hoja cortaba otra y seguía.

El trocito de planta  lo ponía en la batidora y añadía un vaso de café, soja, leche, zumo,etc. con algún endulzante. El resultado era un batido más o menos espeso dependiendo de las cantidades que ponía. Este batido me lo tomaba cada día a la hora que podía, a media mañana, por al tarde, etc.

Pasaban los días y yo no notaba ningún efecto sobre mi asma. No me dio ningún resultado, pero yo seguía tomando un batido diario.

Mi artritisimage

Desde hacía más de 25 años tenía una vértebra inflamada a la altura de la cintura que me impedía doblarme hacia atrás. Hacia adelante aguantaba pocos minutos. Me hicieron una radiografía y me dijeron que no había solución. Me acostumbré a controlar los movimientos del cuerpo.

Desde hacía 20 años se me empezaron a torcer los dedos y a inflamarse las articulaciones. También me dijo el médico que era artritis y que no había solución. Me acostumbré también a ésto.

Los resultados

Aproximadamente al mes y medio de tomar los batidos de aloe vera, por casualidad, descubrí que el dolor que tenía en la espalda se me había quitado. No me lo podía creer! Podía doblar la cintura hacia todos los dalos sin sentir dolor! La vértebra inflamada se curó bastantes días antes, pero no me había dado cuenta. Por otro lado, empecé a observar cómo mis dedos se enderezaban y se desinflamaban. Ahora comprendo que las dos cosas eran artritis.

Si lo hubiera sabido desde el principio podría haberme dado masajes en los dedos  con trocitos de las hojas.

Continué tomando cada día el batido durante un año, haciendo descansos el mes de vacaciones. Yo seguía esperando un resultado para el asma.

¿Qué mejoras tengo en mi vida?

Los dedos no me duelen en el trabajo cotidiano.

Cultivo un pequeño huerto que tengo detrás de mi casa. Antes no podía. Ahora lo tengo lleno de plantas de Aloe Vera que cuido con mucho cariño.

¿Sigo tomando Aloe Vera?

Por qué no? Cuando me apetece me hago un batido. He seguido usando Aloe Vera de mi huerto o de cualquier maceta de mi terraza para otros problemas. En próximas fechas escribiré en esta página algunas experiencias tan sorprendentes como esta que he contado.